Cheese Bar: el paraíso del queso está en Madrid

Cheese_bar_1En 2004, el empresario Jesús Pombo, tuvo la idea de montar la mejor tienda de quesos de España, abriendo en Madrid Poncelet, en la calle Argensola, pasando a convertirse de este modo en una de las referencias  principales del mundo lácteo en la capital de España gracias a sus más de 300 tipos de quesos. Posteriormente, en 2009, Poncelet inauguró el primer Centro Afinador de Quesos español dotado con la tecnología necesaria para conseguir el perfecto afinado, tal como se denomina al proceso orientado a conseguir el grado idóneo de maduración de cada pieza.

Cheese_Bar_2

Finalmente, el equipo de Poncelet ha abierto en Madrid su Cheese Bar (C/José Abascal, 61), un local de novedoso concepto, a medio camino entre un bar, un espacio de degustación y un centro consagrado a la cultura de . Con un diseño luminoso y vanguardista pero no por eso menos amable, el Cheese Bar permite degustar in situ una carta de más de 140 quesos, entre los que no faltan los grandes clásicos europeos ni las sorpresas que proveen pequeños artesanos repartidos por todo el continente. Esta carta, generosa en información relativa al origen, las materias primas y los tiempos de maduración, se completa con otra de platos elaborados con quesos, una específica para desayunos y una selección de vinos acorde a una propuesta tan ambiciosa.

Cheese_Bar_3

La cerveza, sidra o los vinos han sido seleccionados por David Robledo, el sumiller de Santceloni, pensando siempre en aquellos que mejor acompañan a los quesos. Bien por botellas, bien por copas, con una aceptable variedad de estas. La atención en la sala está garantizada porque el asesor es Abel Valverde, el maitre también de Santceloni, uno de los grandes maîtres que tenemos en Madrid. Junto a los camareros, en la barra de quesos hay dos expertos de Poncelet que son los que se ocupan de mantener los quesos a punto, de cortarlos y de asesorar a los clientes.

Joaquín Felipe, el chef de los hoteles Urban y Villa Reales, es el asesor gastronómico que ha diseñado una carta de platos para comer y cenar en los que siempre hay al menos un queso entre sus ingredientes, incluidos los postres.

Cheese_Bar_4

Además de la zona de barras y mesas, en la planta superior se encuentra “la biblioteca”, un espacio en el que se rendirá culto al queso con una amplia colección de libros sobre el tema y en el que se realizarán diferentes eventos: conferencias, catas, charlas, presentaciones… a cargo de expertos, de productores o de afinadores. Todo pensando siempre en mantener la línea fundamental de Poncelet: dar a conocer la gran tradición quesera de España y convertirse en una referencia en el sector quesero internacional.

Vía Expansión

Más información: www.ponceletcheesebar.es

Pdata:  P., lamento que no puedas pasar por este sitio cuando visites Madrid

Esta entrada fue publicada en Gastronomía, Gusto, Olfato, Sentidos, Tacto, Vista y etiquetada . Guarda el enlace permanente.

4 respuestas a Cheese Bar: el paraíso del queso está en Madrid

  1. Pingback: Bitacoras.com

  2. noelia dijo:

    Hola señores buenas noche quiero saber que vale un queso enorme o un trozo de queso otra pregunta que metro esta cerca por favor muchas gracias adios agur

    • Savinio dijo:

      Estimada Noelia:
      Precios puedes consultar directamente en la página web de poncelet que es la siguiente: http://www.ponceletcheesebar.es. Por ejemplo para degustar quesos en el local la tabla de quesos tiene un precio desde 8 ó 9 euros en adelante. La dirección es Jose Abascal, nº 61 (Tfno 913 080 221) y el metro más cercano es Grecorio Marañón

  3. VVVT dijo:

    Hace poco que han abierto así que puede que mejore pero no hay segunda oportunidad para una primera impresión… y ésta ha sido definitivamente mala.
    El servicio está bastante regular. Una camarera de las de la barra casi nos tira los platos de la anterior mesa a la cara despues de estár 20 minutos esperando a que retirasen bebidas, platos, servilletas usadas por los anteriores comensales etc…
    Por una tabla con tres variedades de quesos y 3 cuñas por cada variedad, es decir 9 MINI CUÑAS DE QUESO, nos cobraron la friolera de 9,60 euros POR PERSONA!!! y no trajeron pan. Lo pedimos y para cuando lo trajeron nos habíamos comido casi todas las cuñas de queso. Por cierto, el pan es testimonial y sale a otros 2 euros por persona.
    El vino blanco de la casa, bastante normalito por cierto, cuesta 21 EUROS!!! ni un terras gauda vamos… ah! y desde que nos sirvieron la mini tabla de quesos hasta que nos sirvieron una pizza y una “ensalada” (si es que se puede llamar asi) pasaron 45 minutos!!
    Los quesos estaban de muerte pero para eso me voy a la tienda de Argensola. En el restaurante no nos vuelven a ver. Resumen:
    Mal servicio (lentísimo)
    Precios desorbitados: 26 euros por persona
    -1 botella de vino blanco de la casa
    – una tabla de 9 cuñas de queso (enananas)
    – una pizza de queso con tomates cherri tamaño pequeño
    – una ensalada que llevaba 4 mini rollitos de rosbeef envueltos con lechuga y una salsa que estaba muy buena.

    UN DISGUSTO… teniendo la Gabinoteca a dos pasos…. no merece la pena volver.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *


*