“Expresionismo alemán: El impulso gráfico”. Antológica en el MoMA de Nueva York

La exposición German Expressionism: The Graphic Impulse, “El alemán: El impulso gráfico” (La podemos ver del 27 de marzo al 11 de julio de 2011) nos muestra la explosión,  el renacimiento sin precedentes” de las en Alemania y Austria durante las dos prímeras décadas del siglo XX como el resultado de una coincidencia de factores artísticos, estéticos, sociales y económicos

Caronte_Kubin

De  Kirchner a Max Beckmann, los artistas asociados con el expresionismo alemán en las primeras décadas del siglo XX se consagraron al grabado con una dedicación y un fervor casi sin precedentes en la historia del arte. Los expresionistas pretendían indagar en la esencia profunda del ser humano y estaban dispuestos a hacerlo con todos los medios a su alcance. El interés por las artes gráficas por parte de estos artistas parte desde la formación del grupo de artistas Brücke en 1905,  a través de los años de guerra, en la década de 1910, y se extiende hasta la década de 1920, cuando los artistas continuaron produciendo el trabajo convincente, incluso cuando el movimiento estaba decayendo.

En la exposición tenemos obra gráfica de  una gran variedad de individuos, desde Oskar Kokoschka y Vasily Kandinsky a Erich Heckel y Emil Nolde. Sus obras reflejan un período de intensa transformación social y estética, en las que resuenan continuamente diferentes temas sociales. Estos incluyen un enfoque en la experiencia urbana, un enfoque sin concesiones al cuerpo y la sexualidad, y una preocupación permanente por la naturaleza, la religión y la espiritualidad.

El_mundo_un_lugar_seguro_para_la_democracia_Georg_Grosz

La mayor experiencia de estos años fue , sin embargo, la experiencia de la Primera Guerra Mundial. La guerra y sus secuelas son el tema de las obras de una serie de artistas, incluyendo a Otto Dix, cuya serie de cincuenta grabados, La Guerra, se basó en su propia experiencia en las trincheras. Käthe Kollwitz, en una cartera de siete grabados en madera se centra en la devastación que sienten las familias que quedaron atrás, y Max Beckmann, cuya serie litográfica, El infierno (1919), se enfrenta a la violencia y la decadencia de Berlín en el período inmediato de posguerra .

Los grabados y litografías expuestos, tanto en blanco y negro como en color, se centran en muchas ocasiones en el contraste entre la vida urbana y la naturaleza, escenas de cabarets y desnudos en paisajes. Abarcando el primer cuarto del siglo XX, las obras también representan varias fases o etapas del Expresionismo, desde la exuberancia de los primeros años hasta la desilusión y ansiedad del período de la postguerra.

Max_Beckmann_Aqui_el_Intelecto_1921

El Expresionismo alemán como movimiento comenzó en 1905 con la fundación del grupo de artistas Die Brücke, que ampliaban el impacto emocional de su trabajo a través de las distorsiones del color y la forma y esperaban que su arte se convirtiera en una fuerza que propiciara una renovación sociocultural.

El grabado jugó un importante papel en este movimiento, ya que fue utilizado para hacer llegar las ideas de los artistas a la mayor audiencia posible. Los expresionistas buscaban una relación perfecta con sus materiales y la manera más eficaz de utilizar cada técnica para conseguir el máximo poder expresivo. Sus innovaciones han tenido un profundo impacto en la técnica del grabado en el siglo XX.

Caballos_Blancos_Ernst_Heckel_1912

La muestra se inicia cronologicamente con un repaso a la escena artística de los tres grandes centros urbanos en los que nació el Expresionismo, Dresde, Munich y Viena, las dos primeras con los grupos, respectivamente, Die Brücke (El Puente), Der Blaue Reiter (El Jinete Azul), y la tercera con el trabajo de Koskoschka y Schiele.

La segundaparte está dedicada a Berlín, ciudad a la que se trasladaron muchos artistas a partir de 1910. La terecera, a los años de la guerra, con el trabajo de Otto Dix como punto estelar. La cuarta, a la postguerra, la República de Weimar y la crisis económica, y la última a la Neue Sachlichkeit, Nueva Objetividad, marcada por el cinismo y desilusión.

Circe_1921_George_Grosz

Quienes visiten el museo pueden ver fisicamente 250 obras, pero la exposición online es mucho más amplia, 3.200 piezas digitalizadas de la colección de obras expresionistas en papel de los fondos del MoMA (Museo de arte Moderno), una de las colecciones más amplias del mundo de esta época. Los trabajos de escaneado en alta resolución de la colección de cartelería, libros, ilustraciones, grabados y revistas tardaron cuatro años.

 

 

Esta entrada fue publicada en Arte, Sentidos, Vista y etiquetada , . Guarda el enlace permanente.

Una respuesta a “Expresionismo alemán: El impulso gráfico”. Antológica en el MoMA de Nueva York

  1. Es una pena no haber visto antes esta entrada porque resulta que hemos visto esa exposición en Nueva York, y es lo mejor que hemos visto durante nuestra corta estancia. Los expresionistas alemanes del periodo entreguerras tienen una fuerza muy difícil de encontrar en otros artistas, seguramente a causa de la época tan convulsa en la que desarrollaron su trabajo. Tanto me gustó que publiqué en mi blog una fotografía de la exposición, de la que te dejo el enlace.

    http://guillermomendez.pixyblog.com/entry/nyc-moma

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *


*