Magazine: Devoto del After Punk

After Punk : Hay vida detrás del ruido

magazine_devoto_(2)

Un músico con nombre de personaje de ciencia ficción gótica, Howard Devoto, ideó un proyecto al que bautizó con el nombre de Magazine. Corrían tiempos (1977) en los que ya se intuía el principio del fin de las innovaciones creativas en la galaxia del pop-rock: quedaban pocos años para que todo estuviera inventado, el futuro sería de aquellos que mejor supieran  combinar el material almacenado. El Punk había venido para largarse enseguida pero su puñetazo en la mesa sirvió para poner las cartas boca arriba y de paso aportar una visión nueva del negocio: búscate la vida y no llores tanto. Todo ocurrió muy deprisa y fue deglutido en poco tiempo: la iconografía estética del Punk llegó pronto a los escaparates de Harrod´s y un poco más tarde a El Corte Inglés. Ya no se trataba de arreglar el mundo; bastaba con habitarlo.

Devoto fue líder, junto a Pete Shelley,  de un grupo señero del gremio: The Buzzcoks. Ya fuera por aburrimiento, inquietud o ambición, decidió pasar página y formar otra banda con la intención de hacer cosas distintas (otros muchos optaron por lo mismo) y de la noche a la mañana surgió un  fenómeno que se etiquetó enseguida: nacía el After Punk. También nació algo que llegó a convertirse en manía: el agobiante impulso de inventar nuevas denominaciones para cualquier cosa que sonara en un disco, en un club, o en una tribu urbana, de modo que hoy día existen tantos supuestos géneros musicales, cada uno con su etiquetita, que solo puede entenderse como un afán por presentar como nuevo lo que no lo es: bussines is bussines, otro mantra de la modernidad. Pero esa es otra historia.

Magazine debuta en la industria en 1978 tras haberse baqueteado durante el año anterior sobre las tablas (Su primer concierto en vivo fue en Manchester, el 28 de octubre de 1977). Para el primer disco, Real Life, se introduce un cambio : Dave Formula, (otro nombre que excita la imaginación), teclista, ocupa el lugar de Bob Dickinson y junto a John Mcgeoch, guitarra, Barry Adamson, bajo, Martin Jackson, batería, más Devoto en la voz y la dirección artística,  se presentan ante las alimañas del mercado llegando a un digno top 50. Llamaron la atención pero no podían aspirar a  mucho más: los caramelos de ABBA estaban arrasando y aún quedaba un tiempo para que los gustos de la plebe cambiaran de sesgo. Y cuando eso ocurrió, la propuesta de Devoto, Formula & Co. no había perdido el carácter atrevido con el que nació, de modo que pasaron a nutrir la gruesa nómina de artistas serie B del planeta Rock.

La gracia del Punk después del Punk

Magazine_-_Real_Life

El After Punk (por aquí se dice Post Punk, pero no me gusta: es como “Música Campera” en vez de “Country”) fue un curioso intento para aprovechar el panorama que se abría. En perspectiva se encontraba un inmenso  mercado ávido de novedades, una pulsión estética y un comportamiento que había calado en sectores amplios de la sociedad joven y , sobre todo, la certeza de que para vender algo lo más importante era saber cómo venderlo. Quienes se aplicaron la receta a conciencia coparon en los años siguientes los primeros puestos de las listas, pero hubo unos cuantos filibusteros que, además, pretendieron hacer música. Magazine se encuentra entre ellos. Experimentación es la palabra. Los After decidieron conservar sus cadenas, crestas e insólitos colgantes, la actitud ácrata y provocativa, la estética del Punk, en suma, como trampolín para hacer algo que pudiera llamarse música. Y lo consiguieron; experimentaron con sonidos que tenían a mano, (estamos hablando de Inglaterra, ese lugar donde regresó la música de sus antiguos siervos), de modo que los piratas de crestas coloreadas se atrevieron a mezclar la velocidad e incongruencia musical del Punk con ritmos  jamaicanos, funk, rock “de toda la vida” , glam, y, gran osadía, eso tan denostado por ellos mismos que se denominó “rock progresivo”. Esa inquietud por experimentar y descubrir es lo que definió el after punk– desde el punto de vista creatividad musical-  y el factor que impidió que tal fenómeno llegara a ser una alternativa a Abba o Spandau Ballet en el fervor popular. Pero no importa: estamos hablando de música.

La música

Magazine_-_Secondhand_Daylight

Devoto disimula sus evidentes limitaciones como cantante usando un tono monocorde y melodramático que encaja con la plasticidad sonora de sus composiciones. La enérgica guitarra de McGeoch, junto a la fantasía que aporta Formula al teclado, (se atreve con todo: piano, sintetizador, hammond…) crean una atmósfera sonora surreal. La música de Magazine se adhiere al subconsciente provocando un efecto hipnótico y a ratos electrizante. La época y el ambiente se prestan al canibalismo creativo. Los músicos inquietos dejan el pudor en casa para  bucear en las cabezas de otros y se lanzan a sus propias creaciones con un  bagaje adquirido en poco tiempo, en muchos casos mal digerido. Los faltos de talento se limitan a copiar, pero los que de verdad tienen algo que ofrecer consiguen fruto. El propio Devoto se sincera y admite que su idea del sonido que intenta crear en Magazine está inspirada en un trabajo contemporáneo de Bowie: Low. Es un ejercicio curioso y estimulante buscar entre los cuatro LP de estudio de este grupo las estelas de otros: encontramosa Lou Reed en el tema Sweetheart Contract; Brian Ferry en Holy Dotage; Ian Dury en Thank You Mom (Falettinme be mice elf) … About the Wewther es una divertida aproximación al sonido Northern Soul… La promiscuidad creativa y el descaro dieron lugar a cosas muy interesantes en esos años desembocando en la explosión del fenómeno New Wave en la década de los ochenta; y allí estaban todos: los que se habían teñido el pelo de naranja y el resto de tribus musicales. Y aparecieron los nuevos sonidos y los fabricantes de etiquetas: After Punk, Daft Punk, Ska, Tecno Pop, Mod Revival, New Romantics…

Evoluciones interesantes desde el Punk hubo muchas: los After, que como hemos dicho tuvieron un concepto experimental, entre los que destacaron Magazine, P.I.L., The Cure, Damned, Joy Division, Siouxie & The Banshees… francotiradores como The Clash que se decantaron por contenidos políticos, dandis estilizados como The Jam a la caza y captura de sonidos sesenteros, y por último, y para mi los mejores, esa panda de gamberros capitaneados por Nick Lowe (Brinsley Schwarz, Dave Edmunds, Paul Carrack…) que un día descubrieron que tenían una deuda con Chuck Berry y la saldaron a conciencia. Sin olvidarnos, claro, del inimitable, hipercreativo y posteriormente muy bien casado Elvis Costello.

La fuga de Mcgeoch

Magazine-Magic-Murder

En los tres primeros discos (Real Life, para mi el mejor, Secondhand Daylight, el más experimental, y The Correct Use of Soap, quizá el intento más comercial), se mantiene el núcleo duro de la banda: Devoto, McGeoch y Formula. En 1980, y tras la edición de un directo, Play, McGeoch decide que su guitarra se merece un respeto; se siente en un cada vez más oculto segundo plano bajo las alucinaciones sonoras de las teclas de Formula y tira la púa para dejarse seducir por Siouxie and The Banshees, con quienes obtuvo reconocimiento, fama y dinero. Se publica un cuarto LP, Magic, Murder and The Weather y Devoto decide abandonar. Es el final de Magazine.

Devoto nunca fue una estrella pero también se merece un respeto: sus composiciones y su esponjosidad mental para crear sonidos turbadores son meritorias; sin gente como él la historia del Rock sería más aburrida. Editó un disco en solitario, formó otro grupo (Luxuria) a mediados de los 80 y en 2002 se reencuentra con su viejo socio Shelley y trabajan  juntos un tiempo. En los últimos años y en compañía de Formula ha vuelto a los escenarios como Magazine para hacer pequeñas giras y editar un “live” grabado en la ciudad que les vio nacer como grupo: Manchester. En 2011 se edita un nuevo trabajo en estudio, NoThyself, que en realidad es una recopilación de temas viejos pasados por la turmix y alguna cosita nueva. Visitaron el FIB en 2009 para solaz de cincuentones ya sin cresta (ni pelo) naranja.
McGeoch tuvo la ocurrencia de palmarla mientras dormía en 2004, y Devoto nos desvela que en realidad se llama Howard Traford, haciéndonos sospechar que siempre ha llevado una doble vida. El After Punk hizo la trampa de venir para no quedarse, pero ahora… eso también es otra historia…

Arturo Fernández Calvín

Más información : Aquí

Esta entrada fue publicada en Música, Oído y etiquetada . Guarda el enlace permanente.

2 respuestas a Magazine: Devoto del After Punk

  1. jaume dijo:

    Que articulo mas malo, dedicate a otra cosa

    • Savinio dijo:

      Estimado Jaume:

      Te agradezco que te hayas tomado el tiempo en leer el artículo y más aún el hecho de que hayas elaborado una respuesta tan constructiva. Por la longitud de tu texto crítico observo las cualidades inherentes a un gran opinador de barra. Textos cortos y a la escupidera. Te recomiendo algún taller de escritura creativa que te permita elaborar textos algo mayores de los que caben en una tarjeta postal o en twitter. ¿Igual pensabas que esto es twitter?

      Atentamente y agradecido por tu franqueza y el tiempo que te has tomado en escribirla.

      El que controla esto

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *


*