No todos los días que vemos este tipo de transformación tal y como se hacía antaño, especialmente en la era de la obsolescencia programada. Un joven norteamericano nos demuestra su talento con la transformación de un viejo clavo de ferrocarril en un excelente cuchillo de cocina. Yo recuerdo aún, cuando en mi niñez, mis amigos colocaban clavos grandes en las vías del tren para intentar conseguir un pequeño filo…

El vídeo no dice cuánto tiempo tardó en completar su obra de arte, eso sí tenía que durar 5 minutos …

También nos damos cuenta en el vídeo que una barbacoa no sólo sirve para cocinar hamburguesas.

 

 

Pin It on Pinterest