La mejor carne de vaca se sirve en una cueva  / El Capricho de José Gordón

La mejor carne de vaca se sirve en una cueva / El Capricho de José Gordón

El-Capricho-chuleton-de-buey

Parafraseando a Roland Barthes en sus “Mythologies” (El bistec y las patatas fritas) podemos hablar del mismo modo sobre la carne roja: ” El chuletón participa de la misma mitología sanguínea que el vino. Es el corazón de la carne, la carne en estado puro, y quien lo ingiere asimila la fuerza taurina. Es evidente que el prestigio del chuletón se vincula con su cuasi-crudez: en él la sangre es visible, natural, compacta y cortable; uno puede imaginar perfectamente la ambrosía antigua en esta especie de materia pesada que se achica bajo el diente de tal manera que permite sentir al mismo tiempo su fuerza de origen y su plasticidad para expandirse por la sangre del hombre. La razón de ser del bistec es lo sanguíneo: los grados de su cocción no se expresan en unidades calóricas, sino en imágenes de sangre…” (más…)

Pin It on Pinterest