Bay van der Bunt / El mayor coleccionista de licores antiguos del mundo

Bay van der Bunt / El mayor coleccionista de licores antiguos del mundo

Bay van der Bunt, un anticuario holandés de Breda posee la mayor colección privada de licores antiguos de mundo. Van der Bunt tiene en su colección más de 5.000 licores embotellados, entre los que se incluyen botellas de coñacwhisky, Armagnac, Oporto, Madeira, Chartreuse y otros licores raros, algunas de ellas tienen más de 200 años de antigüedad. La colección fue iniciada por su bisabuelo en 1880 y fue transmitida a lo largo de varias generaciones. Van der Bunt fue adquiriendo el resto en subastas y ventas de restaurantes a lo largo de los últimos 35 años.

Bay-van-der-Bunt

(más…)

Jiro Ono, los sueños del mejor sushi del mundo

Jiro-dreams-of-sushi

Jiro  Ono es propietario de un pequeño restaurante de sushi (Sukiyabashi Jiro, con tan sólo diez asientos) en una de las estaciones de metro Tokyo. Este local que podría pasar desapercibido para cualquiera que pase por la zona esconde un pequeño secreto y es el orgullo de haber sido premiado por la guía Michelin, tal la perfección de lo que hace que tiene tres estrellas Michelin y está considerado el mejor del mundo. Lleva toda la vida haciendo sushi pero dice que todavía está buscando la perfección. Su hijo le tendrá que sustituir algún día y hay quien se apiada del hijo porque dicen que el fantasma de Jiro le estará observando.

Ahora se estrena una película documental dirigida por el director David Gelb sobre él, su comida, y el duro trabajo de su hijo de intentar ser igual de bueno que su sensei… aquí teneis el trailer de “Jiro dreams of sushi“:

jiro-sushi

Restaurante de Jiro Ono (EdificioTsukamoto Sogyo, 1 ª Planta Sótano ,2-15, Ginza 4-chome, Chuo-ku, Tokio,)

Fuente: Sopa de ganso

 

 

 

Charles Darwin y el Gourmet Club

Charles Darwin y el Gourmet Club

charles-darwin-the.glotton-club

Últimamente se está hablando mucho de una vieja historia, tal vez no muy conocida pero en absoluto novedosa, sobre los gustos culinarios de Charles Darwin. Resulta que al padre de la Teoría de la Evolución por Selección Natural le gustaba comer toda clase de animales.

Esta historia tiene una   parte de biografía y otra parte apócrifa. Según lo que se sabe, Darwin perteneció en su juventud al Gourmet Club (más conocida como “The Glutton Club”, el “club de glotones”), una sociedad gastronómica que tenía por objetivo cocinar y ofrecer a sus miembros al menos un ejemplar de cada animal que existiese, o en sus palabras “degustar todos y cada uno de los pájaros y bestias que han sido conocidos por el paladar humano”. Fue miembro de dicho club y entre los platos que degustaron aquellos ilustrados ingleses estaban el halcón y el avetoro (un tipo de garza). Darwin abandonó aquel grupo tras degustar un búho, cuyo sabor describió como “indescriptible” y que le provocó una tortuosa digestión. Otros miembros del Club fueron: Whitley, quien llegó a ser canónigo honorario de la catedral de Durham, Heaviside quien se convirtió en canónigo de Norwich; Lovett Cameron, más tarde vicario de Shoreham, y Watkins, el  futuro archidiácono de York. (más…)

Caviar cítrico o Microcitrus Australásica | El Caviar vegetal

Caviar cítrico o Microcitrus Australásica | El Caviar vegetal

caviar_citrico_finger_lime

El caviar cítrico es uno de los alimentos que está alcanzando gran popularidad en la nueva cocina.

La Lima digitiforme (Finger lime) – Citrus Australasica (Microcitrus Australasica) es una de las especies australianas de cítricos más conocidas, cuyo cultivo y uso está ganando en popularidad en todo el mundo. Es un arbusto o árbol de crecimiento muy lento que crece desde los bosques tropicales del sur de Queensland hasta el norte de Nueva Gales del Sur. En la actualidad, por desgracia, es muy extraño encontrarla en estado silvestre. Alcanza de 3 a 6 m. de altura, y tiene espinas afiladas de unos 2 cm. (más…)

Guisante lágrima: el caviar verde de Guipúzcoa

Guisante lágrima: el caviar verde de Guipúzcoa

guisante_lagrima

Estamos en temporada del guisante lágrima, aquí en Guipúzcoa, donde dicho producto alcanza precios astronómicos. Este producto, auténtico manjar para cualquier gourmet, se llama ‘Príncipe Alberto’, pero todos lo conocemos como guisante de lágrima. Esa minúscula bolita verde, sabrosa y tierna que se prodiga poco porque crece para el consumo en pocas semanas de la primavera. El guisante tiene otros nombres, algunos rimbombantes: ‘Sugar Snap’ (mordisco de azúcar), Progress, Utrillo, Batle, Dorian o Maravilla, otro guisante de reducido tamaño. Habitualmente, la vaina del guisante de lágrima alberga una media de siete granos. Sus características son su frescor, cremosidad, textura suave y soberbio sabor. Es el más caro de todas las variedades.

El guisante lágrima de costa

En Getaria, al lado del mar, crece un guisante muy especial que no se encuentra en los mercados. El guisante lágrima de costa que se cultiva en Gipuzkoa, conocido ya como el caviar vegetal, alcanza en el mercado los 200 euros el kilo y sólo puede degustarse en los fogones de cocineros como Juan María Arzak o Martín Berasategui, que recurren a estas bolitas verdes para preparar suculentos platos.

Vegetal y herbáceo son algunas de las características de estos pequeños guisantes, que explotan en la boca del comensal dejando un rastro refrescante que poco tiene que ver con el dulzor intenso de las variedades más habituales.

Estas perlas verdes casi transparentes crecen en la explotación Aroa de Getaria y se distribuyen en su totalidad entre prestigiosos restauradores de la talla de Pedro Subijana y Fernando Canales, que los sirven casi en crudo, muy elaborados e incluso en postres.

Jaime Burgaña, copropietario de Aroa, explica que la producción anual ronda los 150 kilos y requiere un proceso completamente artesanal, nada mecanizado, que empieza con el cuidado de la tierra, la siembra y la recolección diaria de las lágrimas desde finales de marzo hasta julio.

Burgaña calcula que de cada kilo recogido se obtienen 80 ó 90 gramos de guisantes perfectos para su consumo en alta restauración, cuyo precio de venta ronda los 200 euros el kilo, aunque “en sucio” puede bajar hasta los 12 ó 14 euros, una cantidad mucho más asequible para el público en general.

Además de la tradición familiar, el cultivo ecológico, la investigación y el esfuerzo, Burgaña cree que la cercanía del Mar Cantábrico es determinante para conseguir estos guisantes que, a su juicio, tienen sin duda un “agridulce especial” y un “toque marino” porque “el salitre potencia los sabores”.

“Es pura naturaleza concentrada”, reconoce este agricultor, considerado un “artesano de la tierra”, que cultiva también flores comestibles, hierbas picantes y hojas refrescantes con las que prepara ensaladas, ya listas para su consumo, que distribuye en diferentes establecimientos junto a sus productos frescos y envasados. La explotación cuenta con cinco hectáreas en las que se cultiva de forma ecológica aportando abonos naturales del mar y la tierra para conseguir productos que, tras mucha experiencia y diferentes pruebas, tienen unos sabores realmente intensos.

[youtube]http://www.youtube.com/watch?v=tUlI3FvGTtw[/youtube]

De esta manera, atemperar un minuto al fuego con aceite suave y un toque de sal es suficiente para degustar estos guisantes, que se sirven ya en Madrid, Cataluña, Sevilla y Valencia, y que han traspasado nuestras fronteras al viajar a China de la mano de Martín Berasategui, que el año pasado abrió un restaurante en Shanghai.

guisante_lagrima_vaina

Datos Del Guisante

  • Nombre Cientifico : Pissum Sativum L.
  • Semilla : Guisante de la Costa Guipúzcoana
  • Origen : Cuenca Del Mediterraneo
  • Familia : Leguminosas
  • Ciclo Productivo : Entre 60 y 200 Dias
  • Clima : Templado-fresco; temperatura optima entre 12-18º
  • Terreno : Franco, fresco, organico , pobre de cal, pH tiende a acido, aunque es bastante adaptable.
  • Fecha Plantacion : 15 de Octubre – 15 de Febrero
  • Fecha Recolección: 15 de Febrero-15 de Junio
  • Metodo : Directamente en tierra
  • Cultivo: Cultivo sostenible y ecológico. En bancales, entutorado

Hace años encontrar guisantes lágrima fuera del País Vasco era imposible. Y, de no ser por el empeño de algunos cocineros y agricultores, la variedad se habría perdido: su escasa productividad hace que el cultivo no sea rentable. Por suerte, los padres de la Nueva Cocina Vasca, Pedro Subijana y Juan Mari Arzak a la cabeza, supieron valorarlos a tiempo y nunca dejaron fuera de sus cartas este maravilloso regalo de la Naturaleza. Martín Berasategui ha compuesto platos memorables con estas diminutas golosinas vegetales que acostumbra a utilizar en crudo.

Andoni Adúriz los inmortalizó en un plato icono, fechado en 2001, denominado guisantes lágrima con velo de jengibre y cebollino; desde entonces, en Mugaritz  cada año se reinventa la receta con las lagrimitas que José María Arrospide, en el Caserío Otzazulueta de Rentería, los cultiva a medida.

Ahora también trabajan con las vainas, para seguir abriendo caminos. El movimiento Slow Food, muy activo en Euskadi, los ha tomado como bandera, incluyéndolos en su lista de alimentos protegidos, por considerar que son un producto extraordinario.

Os dejo este enlace sobre el siguiente vídeo: “Memoria del gusto” es un recorrido a través de cuatro productos gastronómicos del País Vasco que hasta no hace mucho se hallaban en vías de extinción. Los cuatro forman parte del “Arca del gusto”, catálogo de alimentos protegidos promovido por el movimiento internacional Slow Food.

Texto sobre el guisante lagrima de costa visto en Noticiasdegipuzkoa.com

Para saber más sobre variedades cultivadas: Guisante-lágrima: Adaptabilidad de diferentes variedades de guisante a las condiciones de Guipúzcoa.

 

Pin It on Pinterest