Maquiavelo con el maestro de la traición (3)

Maquiavelo con el maestro de la traición (3)

Durante el frío y sombrío mes de noviembre llegan a Imola las efusiones de los conversos. Todos quieren adelantarse en la traición a sus aliados. De Perugia, Siena, Camerino, de todos los focos de la rebelión llegan disfrazados de oficiales, de mensajeros y de confesores. Sin embargo, algunos rebeldes convertidos, que traen los mensajes de paz atacan al mismo tiempo a las tropas de César. Pero ningún <<condottiere>>, ni aun aquellos que secretamente tratan todavía de asaltar el castillo de Borgia, sale de la presencia de César sin ser consolado. El duque se sorprende de la ingenua credulidad de estos generales, avezados a todos los crímenes. ¿No se ocultará detrás de esto una malicia, más grande que la suya?

Imola_La_Rocca (2)

La Rocca de Imola, fortaleza de la ciudad

César desea sin pérdida de tiempo corromper a esa gente, y por eso quiere en absoluto que se le crea. Quiere demostrar a los enemigos que no se equivoca, que confía en ellos, y por eso no sólo los estrecha contra su corazón, sino que les dice:

       − No quiero ante los que no creen en palabras huecas, emplear ninguna de ellas. Conquistadme nuevamente a Urbino. Las nuevas hazañas pueden sepultar antiguas las traiciones, y la nueva confianza se fomenta con el trabajo y los intereses comunes.

¡El tratado de paz entre César y todos los rebeldes es perfecto! Los insurrectos se comprometen a reconquistar para César todos sus antiguos dominios, permitiéndoles retener sus propios territorios, los que poseían antes de la rebelión. Entre ellos y César se firma una alianza defensivo-ofensiva. (más…)

Maquiavelo con el maestro de la traición (2)

Maquiavelo con el maestro de la traición (2)

Cesar_borgia

Retrato de César Borgia

César aparece como el engendrador y origen de todos estos males. En su poder los florentinos no ven más que un daño organizado. El hijo de Alejandro se llama a sí mismo: <<César Borgia de Francia, por merced de Dios duque de Romania, de Valencia y Urbino, príncipe de Andrea, señor de Piombino, <<gonfaloniere>> y capitán general de la Santa Iglesia Romana>>, ¡pero los florentinos lo llaman brevemente <<el bandido>>! Se sospecha que la Signoria está inclinada a firmar una paz desastrosa con el hijo belicoso del Papa, y entonces en las puertas de las casas de los que habían gestionado el paso de César, aparecen dibujadas, por la noche, horcas y cuerdas. Esta indignación infructuosa e impotente conmueve también a los empleados de la República, pues éstos no sólo tenían que computar oficialmente el trabajo aniquilador de César durante su marcha a través de la República, sino que también ahora la Signoria les sobrecarga con las relaciones de los territorios rebeldes. También Maquiavelo está indignado contra César, como todo florentino que ama a su ciudad, y comparte la incertidumbre y temor de sus amigos, vecinos y burócratas. Pero Nicolás no se deja dominar por este sentimiento. (más…)

Maquiavelo con el maestro de la traición (1)

Maquiavelo con el maestro de la traición (1)

Hace unos años tuve la suerte de que cayese en mis manos una excelente biografía de Nicolás Maquiavelo. Su autor es Valeriu Marcu y el título del libro “Maquiavelo. La Escuela del Poder“.  El Estado como forma de organización política surge en la Europa del Renacimiento y no ha cesado de evolucionar desde entonces. En este contexto se considera a Maquiavelo como uno de los teóricos políticos más notables del Renacimiento, pues con su aporte se abre camino a la modernidad en su concepción política y a la reestructuración social. A lo largo de tres posts desarrollaré el capítulo del libro de Marcu sobre el encuentro de Nicolás Maquivelo con César Borgia y la fuerte impresión que causará a Maquivelo el carácter de César para  el desarrollo de su obra política.

Niccolo_Machiavelo_retrato

Nicolás Machiavelo

MAQUIAVELO CON EL MAESTRO DE LA TRADICIÓN

Cristo murió en la cruz por los hombres. Una gota de su sangre hubiese bastado, pero derramó un río. A ese sacrificio de Cristo se agregan la pureza inmaculada de la Virgen, los sufrimientos de los mártires, los hechos de los apóstoles, de los santos y de los justos, todas las obras buenas. Para eso la humanidad tiene en el cielo un tesoro de devoción, y gracias a la misericordia también los pecadores pueden tener participación en esos beneficios, pues el Papa tiene en su poder las llaves de esta fuente de liberación. De este tesoro, de esta idea inatacable para la Iglesia, maravillosamente conciliadora para la humanidad, que abarca la realidad humana de y todas la épocas y de todos los tiempos, surgió, en tiempos de Alejandro VI, principalmente, un verdadero negocio, llamado la venta de indulgencias.

Rodrigo_Borgia

Rodrigo Borgia, el Papa Alejandro VI

La Iglesia, con su organización administrativa central, había sido ya mucho antes de Alejandro, y en unión principalmente con los banqueros florentinos, la fuerza estimuladora de las nuevas potencias del mundo. La cámara apostólica obraba como exploradora de la cambiante economía, y justamente este contacto con el dinero es lo que dio a la organización vaticana un impulso atrevido, aunque disciplinado y calculado. (más…)

Pin It on Pinterest