Normalmente, la electrónica y el agua no funcionan bien juntos, pero el artista digital  francés Antonin Fourneau ha encontrado una manera en la que ambos elementos cooperan con brillantez. El proyecto interactivo del artista se llama Graffiti Light Water y consta de un tablero gigante en el que hay incrustados miles de luces LED que se iluminan en respuesta al contacto con el agua. Esencialmente, el tablero es un gran lienzo digital y el agua sirve como pintura. Cualquier cosa puede servir de pincel, desde un bote de aerosol a una esponja empapada en tus propias manos .

Graffiti_Light_Water_2Graffiti_Light_Water_1

En colaboración con Digitalarti ArtLab, un equipo francés dedicado a la promoción de las artes digitales, Fourneau ha desarrollado este proyecto visualmente estimulante a caballo entre el graffiti, la pintura y la tecnología. El Graffiti Light Water permite que cualquiera pueda convertirse en un artista, e invita a la gente a participar en la producción de un arte público. Graffiti Light Water se instaló en las calles de Poitiers, Francia, recientemente, donde artistas del graffiti y peatones por igual empezaron a “pintar”.

En el vídeo podéis ver el uso dado a este nuevo lienzo electrónico

[vimeo]http://vimeo.com/47095462#at=0[/vimeo]

Fuente: My Modern Met

Pin It on Pinterest