Bodega Nals Margreid / Scherer Markus

winery-nals-margreid__scherer-markus_17

Arquitectos: Markus Scherer
Ubicación: Nalles, Bolzano, Italia
Cliente:
Construcción: Markus Scherer, Büro Weiss
Colaborador: Heike Kirnbauer
Ingeniería Estructural: Büro Weiss
Coordinador de Seguridad: Büro Weiss
Ingeniería Eléctrica: Energytech
Fecha: 2011
Fotografías: Bruno Klomfar

winery-nals-margreid__scherer-markus_2

La localidad de Nalles se encuentra en las faldas del cerro Sirmianer, en un entorno rodeado de viñas y árboles frutales, en la provincia de Bolzano, Italia. Las rocas de pórfido de la cordillera rompen este paisaje con su forma y color oscuro, contrastando fuertemente con las parras verdes y la demás vegetación.

winery-nals-margreid__scherer-markus_19

Con los años, la viña creció a través de un patrón aleatorio, sin ningún orden establecido. La intención de unir los dos lugares de producción “Margreid” y “Nals” para poder ampliar la producción, obligó a su replanteamiento.

winery-nals-margreid__scherer-markus_11

La nueva organización de las funciones se puso en práctica a través de la realización de una nueva estructura que alberga gran parte de los procesos vitivinícolas; una gran bodega subterránea, una nave de barricas y una torre para la elaboración del vino. Las dos partes centrales de la bodega que se abren hacia el patio principal, ofrecen a los visitantes vistas hacia la nave y la torre.

winery-nals-margreid__scherer-markus_13

El nuevo edificio principal está construido de hormigón de color café rojizo, formando una unidad cromática con el cementerio vecino de piedras de pórfido, así como con los acantilados del mismo material. La nave de barricas se construye en cambio en base a una estructura de madera.

seccion-Bodega-Nals-Margreid-Scherer-Markus

 

Via Plataforma Arquitectura

 


 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

La localidad de Nalles se encuentra en las faldas del cerro Sirmianer, en un entorno rodeado de viñas y árboles frutales, en la provincia de Bolzano, Italia. Las rocas de pórfido de la cordillera rompen este paisje con su forma y color oscuro, contrastando fuertemente con las parras verdes y la demás vegetación.

 

 

 

 

Esta entrada fue publicada en Arquitectura, Bodegas, Vino y etiquetada , . Guarda el enlace permanente.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*