Bonnard y la fotografía

En este video podéis ver fotografías de Bonnard junto a determinados cuadros inspirados por ellas.

Durante la década de 1880, la técnica fotográfica se había simplificado considerablemente y numerosos pintores la practicaban: de Degas a Edvard Munch, pasando por el grupo nabi con y Edouard Vuillard. La invención de la cámara de mano de Kodak en 1888  influyó en los métodos de trabajo y en la visión creativa de muchos post-impresionistas. Varios de los principales pintores y grabadores de la época utilizaron la fotografía para registrar la esfera pública y su vida privada, produciendo resultados sorprendentes e ingeniosos. Sabemos que Pierre Bonnard (1867-1947) fue un gran aficionado a la fotografía durante los años que van de 1890 a 1920, fecha en que abandonó este medio. Bonnard circunscribe la práctica fotográfica a su círculo familiar íntimo y de amigos en sus diferentes propiedades como Noisy-le-Grand o en Grand-Lemps, Dauphiné. Aquí fotografiaba escenas familiares en el jardín de la casa o temás más íntimos como desnudos de su mujer Marthe o él mismo.

Marthe_assise_la main_gauche_à_la_nuque

Marthe assise, la main gauche à la nuque. Hacia 1900  ©RMN Musée D´Orsay

En Bonnard existe un paralelismo entre la práctica de la pintura y la fotografía. Se inspiró en sus fotografías para algunos cuadros e ilustraciones de libros. Marthe, su compañera y modelo figura tanto en sus fotografía como en sus cuadros. El encuadre, la profundidad de campo, los planos escalonados utilizados en fotografía influyen en varios cuadros. Bonnard hizo converger la paleta y la estructura del espacio sirviéndose de la idea de la inmediatez de la percepción y la instantaneidad del proceso fotográfico. Encontramos en sus fotografías la misma gracia misteriosa que transforma las escenas cotidianas, cualidades plasmadas gracias a la técnica de la instantánea. Esto se puede observar en los pies cortados de la parte inferior del cuadro, o en la falta de una parte de una persona en el borde de una imagen. Los temas muy íntimos no parecen haber sido compuestos, sino “atrapados.” El resultado es una mirada inesperada, como si un “fragmento de la vida” fuese capturado y mostrado a nosotros. Igual que en sus cuadros Bonnard utiliza a menudo encuadres sorprendentes para abrir al máximo el campo de la imagen y dar así a los márgenes la misma importancia que el centro. Los desnudos de Marthe al aire libre se organizan en serie, revelan un proceso construido por el artista. Bonnard captura en sus clichés los gestos de una felicidad sensual. Su práctica instintiva recuerda a la maravilla que procura una película de los Lumiére y deja adivinar las imágenes futuras de otro genial aficionado a la fotografía como es  Jacques-Henri Lartigue.

Para quien le interese el tema de la fotografía en Bonnard, existe un excelente libro titulado “Pierre Bonnard. Photographe“, sus autores son Françoise Heilbrun, Philippe Neagu y André Terrasse. Pertenece al catálogo de la exposición realizada en 1987 en el Musée d Orsay y fue la primera monografía editada sobre este tema.

Actualmente, y hasta el 6 de mayo, se está celebrando la exposición Instantánea: Pintores y fotografía, de Bonnard a Vuillard en el Museo Phillps Collection de Washington. Os dejo un vídeo

Para el que quiera ver más fotografías de Bonnard os dejo este enlace: RMN

 

 

Esta entrada fue publicada en Arte, Fotografía, Pintura, Vista y etiquetada , . Guarda el enlace permanente.

3 respuestas a Bonnard y la fotografía

  1. Pingback: Bitacoras.com

  2. le elliot dijo:

    Gracias por la información

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*