Kristoffer Myskja, Máquina que fuma, 2007

es un artista audiovisual que vive y trabaja en Oslo, Noruega. Myskja se graduó en la Academia de las Artes de Oslo en 2008. En la actualidad desarrolla su trabajo en el campo de la escultura y las instalaciones cinéticas, y ha participado en numerosas exposiciones tanto en Noruega como en otros países. Su estudio se asemeja al taller de un relojero de mediados del siglo XX, repleto de antiguas herramientas que requieren del trabajo manual para crear todas las partes de sus esculturas, por pequeñas que sean. El trabajo de Myskja cabe interpretarse como un recordatorio de la presencia de las máquinas y nos hace reflexionar sobre nuestra existencia, cada vez más dependiente de estos aparatos.

Las esculturas mecánicas de artista noruego Kristoffer Myskja son bastante extrañas, pero la más extraña de todas es “la máquina que fuma “, un objeto que literalmente fuma cigarrillos. La máquina está hecha en cobre, en la que destaca una prominente rampa de cigarrillos. Por gravedad, cada cigarrillo  alimenta a una boquilla que lo  enciende y  lo  fuma lentamente gracias a una válvula de neumática. Como los engranajes giran, el cigarrillo desaparece lentamente hasta que sólo queda el filtro. Entonces, la máquina  expulsa el cigarrillo y sus cenizas al suelo, cargando el siguiente en la boquilla.

Web del autor: http://www.kristoffermyskja.com


Y aquí tenemos un vídeo

[youtube]http://www.youtube.com/watch?v=VoBGau9623I[/youtube]

Esta entrada fue publicada en Arte, Escultura, Olfato, Vista y etiquetada . Guarda el enlace permanente.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*