Restauran digitalmente el color perdido de un cuadro de Renoir

Renoir_Madame_Léon_Clapisson_1883

Madame Léon Clapisson, 1883

Científicos de estadounidenses han usado la espectroscopia Raman para mostrar los colores originales de un cuadro de . Mediante la identificación de un pigmento rojo que se había degradado por la luz, fueron capaces de restaurar digitalmente el fondo descolorido de “Madame Leon Clapisson” y restituir su antiguo color.

En 1883, el artista francés Pierre-August Renoir pintó un retrato de Valentine Clapisson, la esposa del agente de bolsa Léon Clapisson. El cuadro (arriba) muestra a Mme. Clapisson en un interior con un vestido de noche sobre un fondo abstracto que recoge los tonos rojos de la silla, los azules de su vestido, y los amarillos de los guantes”, según la descripción del Art Institute of Chicago, lugar donde se encuentra el cuadro.

Con el tiempo, la pintura roja del cuadro de Renoir se había perdido. Sin embargo, un equipo que incluye a Richard Van Duyne, químico de la Universidad de Northwestern, utilizó una técnica denominada espectroscopia Raman para analizar los pigmentos de la pintura, reconstruyendo los rastros originales de la pintura descolorida.

Madame Léon Clapisson

Madame Léon Clapisson, izda original, a la dcha remasterizado digitalmente

El retrato, en la actualidad aparece sobre un fondo grisáceo oscuro. Sin embargo, cuando los colaboradores de Van Duyne del Instituto de Arte de Chicago comenzaron los trabajos de conservación de la pintura, se dieron cuenta que los colores eran mucho más vibrantes. “La zona de los bordes del marco de la pintura ha protegido al color original de la decoloración“, según Van Duyne. Esto generó una estrecha raya roja de la que el equipo pudo tomar pequeñas muestras de la pintura original.

Para determinar la composición molecular de los pigmentos se utilizó la espectroscopía Raman (SERS), una técnica ampliamente utilizada en la investigación biomédica y que Van Duyne ha empleado adaptándola al estudio de las pinturas orgánicas. Las técnicas de análisis del arte más utilizadas como el escaner por fluorescencia de rayos X no son los adecuados para este tipo de pintura, explica, ya que dependen de las señales elementales de los metales. La espectroscopía Raman es una técnica fotónica de alta resolución que proporciona en pocos segundos información química y estructural de casi cualquier material o compuesto orgánico y/o inorgánico permitiendo así su identificación.

espectroscopia-Raman-usada-cuadro Renoir

El equipo fue capaz de identificar los pigmentos de color rojo carmín, que están hechos a partir de tintes orgánicos derivados de la cochinilla Dactylopius coccus*. Estos colorantes se basan en la antroquinona, una molécula altamente sensible a la luz, por lo que en los últimos años el color rojo vibrante desapareció de las zonas más expuestas del cuadro. Se utilizó un software de imagen para “colorear” las áreas donde había estado el antiguo pigmento rojo  y crear así una versión remasterizada digitalmente de la pintura. Van Duyne explica que esta imagen no sustituye al cuadro, y que tampoco hay planes para alterar el original. Sin embargo, ver ambos cuadros uno junto al otro permitirá a los visitantes del museo ver cómo ha cambiado con el tiempo.

Dactylopius_coccus_04_ies

Cochinilla, vía Wikipedia

Joris Dik, perteneciente a  la Universidad Tecnológica de Delft, situada en los Países Bajos realiza un trabajo similar en las pinturas de Van Gogh y Rembrandt. Según él, este tipo de análisis puede ser muy útil para los historiadores del arte que desean saber más acerca de los materiales y técnicas utilizadas en el pasado. “Muchas de estas obras de arte son químicamente dinámicas, no son tan estáticas como la gente ha pensado“, comenta. “Queremos estar cara a cara con las originales, porque la alteración puede ser muy dramática.” Agrega que la investigación de los cambios químicos a los que los pigmentos se someten puede dar información a los museos sobre las condiciones de almacenamiento más adecuadas, y también ayudar a los fabricantes a crear pinturas y materiales de mayor durabilidad, resistencia a la decoloración para el trabajo de los artistas actuales.

Según miembros del Instituto de Arte de Chicago, que el color se desvaneciese, no habría sido una sorpresa para Renoir. Los manuales de siglo XIX ya advertían a los artistas que el carmín natural de cochinilla era un “pigmento fugitivo”, no era un color permanente. Y, sin embargo, a los artistas les encantaba porque continuaban usándolo una y otra vez a pesar de que tenían opciones más estables disponibles para ellos.

*El carmín de cochinilla o simplemente carmín se obtiene del ácido carmínico producido por cochinillas americanas, mayormente de la especie Dactylopius coccus, que se crían sobre los nopales o tunas (cactos del género Opuntia).

Fuentes: Chemistry World

Imágenes: © Art Institute of Chicago

Esta entrada fue publicada en Arte, Restauración, Sentidos, Vista y etiquetada , . Guarda el enlace permanente.

Una respuesta a Restauran digitalmente el color perdido de un cuadro de Renoir

  1. Pingback: Bitacoras.com

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *


*