Robert Hammond: Construyendo un parque en el cielo

Friends of the High Line es uno de los proyectos con mayor repercusión urbana que ha tenido Manhattan durante los últimos años. Un claro ejemplo de como la acción social sobre la ciudad colaborando con la buena arquitectura, produce nuevos espacios, inteligentes y con menor coste que otras propuestas extremas y arrasadoras.

highline_project_13

La ciudad de Nueva York planeaba derribar una antigua via férrea elevada y abandonada en la ciudad de Manhattan, cuando Robert Hammond y unos amigos se preguntaron: ¿por qué no convertirla en un parque?. Partiendo de un proyecto conservacionista se crea una nueva línea verde, un nuevo pulmón alargado que recorre el lado oeste de la zona sur de Manhattan. Además de convertirse en un espacio público, de disfrute colectivo. Robert cuenta lo que sucedió en esta interesante historia de activismo cultural local ejemplar en Ted Talks:

 

Robert Hammond es el co-fundador y director ejecutivo de Friends of the , una organización sin ánimo de lucro que ayuda a recuperar del olvido y darle una nueva vida a una de las vías de tren más antiguas de Nueva York y que ahora trabaja con el Departamento de Parques de Nueva York para garantizar el mantenimiento de este fantástico espacio público. Este es el resultado de cómo convertir lo que ya existe y que ya ha cumplido su función vital en algo creativamente útil, sano y participativo. Sin olvidar que ha regenerado el tejido urbano adyacente. En el vídeo podemos ver el diseño del proyecto ganador: el estudio de Diller Scofidio & Renfro

[youtube]http://www.youtube.com/watch?v=i-yEb4JT-A8[/youtube]

highline_plano_2

Los arquitectos y paisajistas han diseñado un largo paseo de milla y media de longitud con zonas de relax y plazas intercaladas que dan ritmo al conjunto. En muchas áreas las zonas ajardinadas producen la sensación de estar en un campo en primavera que en un jardín acotado de ciudad. Esa sensación también es diferente a la tradicionalmente esperada en este tipo de proyectos. Todas estas virtudes de este nuevo parque podrían pertenecen a la categoría del diseño. Sin embargo, The High Line posee otra característica que la hace más valiosa: parte de una iniciativa ciudadana. La intervención todavía no está completa, este año se inaugurará un nuevo tramo.

highline_project_12

Vía Blog de Carlos Matallana

Imágenes: Diller Scofidio & Renfro,  Highline.org

Esta entrada fue publicada en Arte, Diseño, Jardines, Paisajismo y etiquetada . Guarda el enlace permanente.

Una respuesta a Robert Hammond: Construyendo un parque en el cielo

  1. Pingback: Bitacoras.com

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *


*