Botticelli-la-nascita-di-Venere

Botticelli, El nacimiento de Venus

La artista italiana Anna Utopía Giordano ha elegido algunas de las grandes pinturas de desnudos del pasado y las ha retocado digitalmente para ver cómo serían si sus cuerpos se ajustasen al ideal de belleza del siglo XXI. Los resultados son reveladores en lo que respecta a nuestra actitud moderna sobre el cuerpo de las mujeres.

Bronzino-Venus-Cupid-Folly-and-Time

Bronzino, Venus y Cupido

La Venus de Botticelli es bastante delgada para los estándares de los desnudos italianos renacentistas. Flotando en su concha frente a nosotros, parece perfectamente proporcionada. Así es . ¿Pero qué sucede si empezamos a jugar con una reproducción de esta pintura en el ordenador y reducimos su cintura para satisfacer las exigencias de una pasarela moderna o una revista? El resultado es chocante y grotesco. Nos damos cuenta de la distancia que separa a los ideales contemporáneos de la belleza respecto a las actitudes hacia el cuerpo en los grandes desnudos de arte, y de lo extraña y limitada que se ha convertido nuestra propia perspectiva .

Alexandre-Cabanel-the-Birth-of-Venus

Alexandre Cabanel El nacimiento de Venus

Algunas personas dirían que una pintura como la Venus de Urbino de Tiziano es una indulgencia pornográfica destinada a satisfacer a los príncipes del Renacimiento de una manera tosca y carnal. Hay bastante de verdad en esto – cuando años más tarde Tiziano estaba trabajando en un desnudo aún más sensual, el mecenas le indicó que “hiciera la Venus de Urbino pero con la mirada de una monja”. Pero si las pinturas carnales pertenecen a la clase alta del erotismo, este experimento digital muestra que ofrecen una visión mucho más amplia, humana y natural de lo que se presenta como sexy en los anuncios hoy en día. Si la comparamos con la versión “delgada”, la Venus de Urbino original tiene mucha más carne. Un amigo de Tiziano, el escritor Aretino, dijo que a los hombres venecianos (como el propio Tiziano) les gustaban “la tetas y los culos y la carne suntuosa”.

Tiziano-Venere-di-Urbino

Tiziano, Venus de Urbino

De hecho, existen desnudos renacentistas tan delgados que serían válidos para cualquier diseñador de moda actual. El pintor alemán Lucas Cranach el Viejo pintó desnudos sorprendentemente delgados y de cintura estrecha. Cranach era amigo de Martin Luthero, y ambos creían que el cuerpo sea un recipiente para el pecado. Los sensuales italianos, en cambio, tenían una idea más abundante y generosa de la belleza.

Ingres-Venus

Ingres, Venus Anadyomena

Velazquez-Venere e Cupido

Velázquez, Venus y Cupido

Artemisia-Gentileschi-the-Sleeping-Venus

Artemisia Gentileschi, El sueño de Venus

Bouguereau-the-birth-of-venus

Bouguereau, El nacimiento de Venus

Hayez-Venus

Hayez, Venus

Fuente: The Guardian

Pin It on Pinterest